¿Cómo se gestionan las emociones en las aulas?

El proyecto “Aulas en Acción con Horizonte 2030”, financiado por la Comunidad de Madrid,  tiene como objetivo fundamental hacer especial énfasis en la educación inclusiva, la equidad de género y la cultura de paz, contemplados en los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible).

Para que el profesorado pudiera gestionar la educación emocional y atender a la labor del autocuidado, se ha llevado a cabo un proceso educativo donde se ha trabajado desde la empatía, la escucha y los sistemas de valores. Almudena García, coordinadora del proyecto,  hace referencia al cansancio y al estrés ante los conflictos como aspectos que se han apoderado del día a día del profesorado durante la crisis de la COVID19 que vivimos en la actualidad; a la par, también se puede destacar el esfuerzo y la creatividad que aplican los docentes en el día a día.

Gracias a un proceso de educación emocional y manejo de gestión de los conflictos, se ha trabajado con el  I.E.S Arcipreste de Hita y el I.E.S Santamarca. Según señala Ana Martínez, orientadora del IES Arcipreste de Hita, la figura del “alumnado ayudante” es muy relevante a la hora de apoyar en las situaciones conflictivas en los centros educativos para mejorar la convivencia y favorecer la integración del alumnado.

Los resultados esperados

Tras el proceso de acompañamiento a profesorado y alumnado, se espera que las alumnas y alumnos sean capaces de identificar una situación violenta y que, tanto alumnado como docentes, puedan contar con más y mejores herramientas para  expresar sus emociones, favorecer el buen trato y la integración en sus centros educativos que contemplan más de 20 nacionalidades diferentes.

¿Qué hay detrás de un insulto? ¿Cómo se pueden gestionar las emociones? Almudena García insiste en que todo el proceso de acompañamiento generado en las aulas busca que, tanto las emociones como todo lo que hay detrás de los insultos, puedan gestionarse con mayor asertividad y empatía.

Aulas en Acción trabaja bajo  la premisa de “transformar la escuela para transformar el mundo”. Desde Jóvenes y Desarrollo seguimos apostando por la Educación para el Desarrollo y su carácter transformador hacia la conformación de una Ciudadanía Global.